Fuente Palmera es una de las cuatro nuevas poblaciones de Andalucía fundadas por Carlos III en el último tercio del Siglo XVIII, sobre terrenos de las provincias de Córdoba y Sevilla.

Los terrenos elegidos para su fundación, que arrojan un total de 74,36 km2, total de la extensión del término municipal, se escogieron de baldíos existentes en el límite de las poblaciones de Posadas, Almodóvar, Hornachuelos y Écija, que aportó un total de más de quince mil fanegas de tierra para formar las poblaciones de La Luisiana, La Carlota y Fuente Palmera.

La capacidad de las suertes que se entregaban a cada famlia no fue de 50 fanegas, como ordenaba el fuero, sino de 28. Ahora bien, en Fuente Palmera se entregaron dos suertes a cada colono, denominadas Dotación Real.

La llegada de los primeros colonos se produciría a finales del año 1768; así lo confirma la toma de posesión del primer capellán real, el francés Santiago Didiez, que vino acompañando a un grupo de saboyanos de la Magaña. Su nombramiento se produce el 5 de Diciembre de 1768. El año siguiente fue crucial para el asentamiento de los colonos que terminaron de llegar a finales de la primavera de 1769; estos soportaron los vaivenes que se produjeron, tales como la visita de Pérez Valiente, la presión de los ecijanos que quemaron la Parrilla en Agosto y el cambio de clima. El primer censo es llevado a cabo por el comandante civil Antonio José Cerón, el 20 de Febrero de 1771, y en él se contemplan las familias que estaban adscritas a esta Nueva y Real Población de Fuente Palmera. De un total de 168 familias, 106 eran extranjeras y 62 españolas.

La vida de estos colonos, durante los primeros diez años, fue muy dura, por lo que hubo humerosos cambios tanto de suertes dentro de la Colonia como de las tres poblaciones hermanas de Andalucía, es decir, San Sebastián de los Ballesteros, La Carlota y La Luisiana, y deserciones de personas que volvieron de nuevo a sus naciones de origen. Superados y metidos ya en la última década del siglo XVIII, los nuevos pobladores se adaptaron e integraron formando unos pueblos que únicamente se diferenciaban con los de su entorno en su "status privilegiado", dimanante del Fuero de Población que fue derogado en 1835.

La Colonia de Fuente Palmera la forman actualmente diez pueblos que, de mayor a menor población, son: Fuente Palmera (5195 habitantes), Fuente Carreteros (1205 hab.), Ochavillo del Río (889 hab.), Cañada del Rabadán (778 hab.), La Ventilla (671 hab.), El Villar (576 hab.), Los Silillos (574 hab.), La Peñalosa (484 hab.), Villalón (333) y La Herrería (243 hab.).

Los monumentos más representativos del municipio se encuentran en el frontal de su Plaza Real: El Pósito, la Iglesia y el Ayuntamiento.

El Pósito es el mejor edificio civil, en cuanto a su aspecto exterior, de la época colonizadora. Es de ladrillo visto estilo Carlos III, semejante a otros ecijanos, ciudad de la que presumiblemente se trajeron a los albañiles para la construcción de los edificios de la primitiva Colonización.

La Iglesia también de ladrillo visto en su aspecto exterior, es un templo de planta rectangular, articulada en tres naves, con crucero poco acusado y cabecera de testero plano, flanqueada por capillas que se cubren con bóveda de aristas, al igual que las naves laterales. El presbiterio y los brazos del crucero lo hacen con bóveda de cañón de luneta, mientras que el crucero luce una cúpula semiesférica apoyada sobre pechinas. A los pies del edificio y en lo alto está ubicado el coro, debajo del que se encuentra la portada, componiendo un armonioso espacio. La fachada está flanqueada por dos torres construidas en ladrillo; la de la derecha, que quedó inconclusa, ha sido terminada con idéntico esquema en 1994.

El Ayuntamiento es el antiguo caserón de la Comandancia Civil, ha sufrido varias reformas, no siempre afortunadas. Lo más característico de él es la Torre del Reloj.

Escrito por Francisco Tubío Adame
Cronista Oficial de FuentePalmera.

   
© IES. Colonial