Objetivos Generales del Centro

Todos los objetivos planteados tomarán como valores fundamentales el respeto, la tolerancia, la participación, la cooperación, el esfuerzo y la disciplina; en un plano algo más concreto, citaremos, por supuesto, la mejora de los rendimientos escolares, en su vertiente más amplia e integral posible (no sólo en sus acepciones académicas), objetivo final de todo sistema educativo.

 

Asimismo, las propuestas aquí recogidas parten de los siguientes presupuestos:

 

A.No violar la legislación en vigor que regula el sistema educativo en general.

B. Contar con un apoyo suficiente del profesorado que deba estar implicado.

C.Contar con los medios materiales del Centro, tanto los existentes, como los que puedan conseguirse por medios económicos externos o internos, sin causar graves trastornos en otros aspectos de su funcionamiento.

D.No redunden excesivamente, como efectos colaterales (al dedicar espacios, materiales y desviar tiempo de trabajo), en una disminución de la eficacia en la formación académica del alumnado en las diferentes materias específicas.

 

2.1 Mejorar la percepción positiva del estudio en la zona, y los beneficios de una conducta respetuosa de las normas de convivencia.

Nos encontramos situados en un entorno que valora, en muchas ocasiones, más el tiempo dedicado al mundo laboral que al de formación, y que tiende a minusvalorar excesivamente los años dedicados al estudio por parte de los jóvenes de la localidad. En ocasiones esto es visto como una pérdida de tiempo, en tanto que el fruto que nace de la incorporación temprana al mundo laboral es mucho más visible que la inversión a largo plazo que suponen unos estudios superiores.

 

Vemos con demasiada frecuencia en nuestro centro cómo muchas familias se desinteresan por la evolución académica de sus hijos en el IES. Así, la proporción de ellos que acude a los actos comunales del instituto y a las solicitudes de entrevistas por parte de los diferentes tutores no es la deseable. En adición, también es de notar el frecuente trasiego de alumnos entrando y saliendo del centro acompañados por sus padres o personas autorizadas por motivos nimios.

 

Para ello es necesario concienciar con los medios a nuestro alcance tanto a las familias de los alumnos como a estos mismos. Sin duda la primera es más difícil de conseguir como meta, en tanto que la concienciación de los alumnos se puede abordar de forma progresiva a lo largo del curso con el quehacer diario en las aulas, tanto a través de los temas transversales abordados por las distintas materias y a través de sesiones específicas de tutoría, como a través de programas de conjunto que impliquen la participación de toda la comunidad escolar del centro a un tiempo en horario lectivo.

 

En este sentido, la colaboración e implicación del Departamento de Orientación es esencial, ya que no sólo los profesionales que en él trabajan están capacitados para dar forma concreta a las estrategias que debemos seguir en el día a día, sino que es el centro neurálgico donde se intercambian experiencias entre tutores y se coordinan sus esfuerzos en sus reuniones periódicas.

 

Debemos aprovechar todos los cauces de comunicación con los progenitores o tutores legales de los alumnos que nos permitan un intercambio de información fluido y bidireccional, no sólo referido a la actualización de la información sobre los progresos del alumnado, sino también para dar a conocer la realidad del instituto y el trabajo que se desarrolla en su interior, en particular aquellas actividades complementarias grupales relacionadas con la celebración de determinados eventos o con los talleres existentes en el mismo. Se pretendería así conseguir no sólo mejorar la imagen del centro, sino intentar una identificación más estrecha de los padres y madres de alumnos con el lugar donde estudian y conviven sus hijos.

 

En este sentido, se nos presenta una oportunidad interesante con la implantación de las TIC y el desarrollo de las plataformas web inherentes al mismo (Joomla, Helvia y PASEN), que ya se están desarrollando. En efecto, la imagen que del centro puede proyectarse hacia el exterior vendrá determinada más en el futuro por el material que se “exponga” en el portal web del centro, tanto escrito como audiovisual (fotografías y vídeos), con una posibilidad ilimitada de ser consultado por cualquier persona desde cualquier lugar. Reservaremos sin duda algunos “rincones” dentro de estos espacios con el objetivo de afianzar el valor del estudio como una apuesta de futuro para cualquier joven, así como el valor de las “buenas conductas” para un beneficio de toda la comunidad, frente a las comportamientos incívicos que fracturan la convivencia y crean un perjuicio para todo el grupo.

 

Otro instrumento de estimado valor en la intercomunicación centro-familias es la agenda escolar diseñada ad hoc por el centro, donde se expone información de carácter general sobre el centro y la vida que en él se desarrolla, con la capacidad de recoger información sobre las actividades del alumno en el aula y con la existencia de apartados para la solicitud de entrevistas con los tutores escolares por parte de las familias o viceversa.

 

Desde otro frente, impulsaremos la realización de un programa específico de tutorías con mucha mayor profundidad que los actuales sobre los beneficios a nivel particular y comunal de conductas basadas en la aceptación de las normas, las actitudes pacíficas, el respeto y la participación en las actividades de aula y de centro.

 

2.2__________ Tratamiento específico de los alumnos con problemas significativos de indisciplina.

Quizá el fenómeno de mayor preocupación para toda la comunidad escolar es el relacionado con conductas extremas de hostilidad hacia todo lo relacionado con el ambiente escolar, especialmente del alumnado o incluso de sus propias familias, que no asimilan el trabajo de los docentes como una prolongación de la educación integral de los hijos en cooperación con su propia labor educadora en casa. Si bien es cierto, por otra parte, que este tipo de actitudes hostiles es, a día de hoy, claramente minoritaria entre las familias del centro.

 

Este alumnado presenta graves dificultades de aceptación de las normas de comportamiento y trabajo recogidas no sólo en el ROF de nuestro centro, sino en el propio Decreto 85/1999, de 6 de Abril, de Derechos y Deberes del Alumnado. Visualizan el entorno educativo, y especialmente a sus educadores, más como guardianes e impositores de reglas y normas ajenas y como castigadores en las infracciones (como enemigos, en definitiva), que como profesionales implicados y preocupados por hacer progresar a todos sus alumnos con la mejor educación posible en las diferentes materias. Incluso, en ocasiones, las mismas actitudes suspicaces aparecen en los docentes con respecto a su alumnado, donde, debido al clima imperante en muchos casos en los ambientes escolares, pueden considerar, de manera inconsciente, a su alumnado como un grupo hostil al que hay que "controlar".

 

Se hace por tanto necesario un esfuerzo suplementario y continuo para concienciar de que estamos aquí, unos y otros, para esforzarnos en el cumplimiento de las funciones que la sociedad espera de cada cual, en una convivencia regida por unas normas que deben ser observadas como una necesidad objetiva para convivir civilizadamente; que cada cual desempeña su función de la mejor manera posible en la persecución de un objetivo que es, primordialmente, el de mejorar la educación de nuestro alumnado; que todos somos, ante todo, personas, y que nadie actúa para infligir mal alguno a los demás de forma frívola y gratuita.

 

Tenemos una herramienta idónea en nuestro instituto, como es la de un equipo de mediación para la superación de conflictos, aunque sus actuaciones se limitan a la mediación entre iguales (alumnos-alumnos, sobre todo). Desde el grupo de Paz y No Violencia, que de un modo u otro implica a casi todo el profesorado, también se debe seguir trabajando para inculcar firmemente la idea de que un ambiente de trabajo tranquilo, pacífico y libre de desconfianzas acaba repercutiendo en el bienestar general de todos.

 

El trabajo que desde el AMPA se pueda desarrollar para trabajar esta idea también puede ser importante, sobre todo en su vertiente de relación con el resto de padres y madres. Por último, la implicación del alumnado debe conseguirse dotando de un mayor dinamismo a la Junta de Delegados, que debe convertirse en receptor general y gestor de las propuestas que provengan de este grupo (el alumnado), así como en centro del diálogo para solventar diferencias de opinión o conflictos.

 

Consideraríamos muy provechoso profundizar en la relación con los centros de origen de los alumnos (Primaria) para seguir coordinando los planes de trabajo, con el objetivo de inculcar a los alumnos unas bases fundamentales de comportamiento, como puede ser el modular el tono de las intervenciones en clase (no gritar ni atropellar al interlocutor); guardar el turno de palabra al intervenir, con paciencia; sentarse y guardar silencio respetuoso cuando entra el profesor, etc.

 

Pero, sin duda, el objetivo último consistiría en tener la capacidad de dar respuesta a: a) la aparición de conductas problemáticas tempranas (1º y 2º ESO), cuando aún no se ha producido un desapego definitivo del alumno con el sistema, y b) las conductas que alteran gravemente la convivencia en alumnos que ya las han desarrollado en un grado considerable, y que, de otro modo, estarían abocados a continuas expulsiones del centro por la incapacidad de controlarlos.

 

Estamos hablando de implantar, quizá no en este curso, pero sí irnos preparando para el siguiente, programas como el del Aula de Convivencia para los dos primeros cursos de la ESO, existente en muchos otros centros, ayudados por personal específico externo como puede ser un Educador Social. O como desarrollar programas de cooperación con instituciones externas, como el Ayuntamiento o determinadas ONGs, donde los alumnos encuentren algún tipo de ocupación que pueda constituirse en alternativa a la mera expulsión con trabajo en casa. En este sentido, ya se está sondeando la posibilidad de implantar un programa de jardinería en colaboración con el Ayuntamiento, para alumnos de quince años en riesgo de abandono del sistema sin ninguna titulación, por su alto grado de desmotivación.

 

No obstante, estas intenciones dependen ineludiblemente de la voluntad de dotar al centro de personal especializado, o de la voluntad de otras instituciones de cooperar en la consecución de este objetivo a través de planes conjuntos de trabajo. El centro, por sí mismo y de forma independiente, no posee en el sistema actual suficientes medios (humanos, materiales o marcos legales) para resolver este tipo de conflictos extremos. La implicación, en este sentido, del Departamento de Orientación debe ser absoluta, considerándolo como una de sus prioridades, en igualdad con la orientación académica del alumnado y la detección y tratamiento de dificultades individuales de aprendizaje.

 

Frente a estas alteraciones graves de la convivencia escolar, debido a comportamientos concretos, no consideramos una alternativa la estrategia de “mirar para otro lado”, de “aguantar”, de “tener paciencia”, y, en general, de actitudes permisivas o indiferentes de la Dirección, que supongan una dilación interminable en la erradicación de este tipo de actitudes individuales (que, afortunadamente, no son frecuentes en nuestro centro). Tan perniciosa es la actitud de ignorar posibles estrategias de “reinserción” de este tipo de alumnado en la convivencia del centro, como la lenidad que termina desprotegiendo al resto de la comunidad frente a estas “agresiones”, y dañando la atmósfera de distensión y respeto que debe prevalecer en el centro.

 

2.3________________________________ Asentar e impulsar los proyectos y talleres del instituto.

La vida del centro por las tardes se ha visto significativamente aumentada merced a la implantación de Enseñanzas de Adultos, de planes de acompañamiento con profesores del centro, del arranque de actividades relacionadas con el Plan de Apertura por las tardes (Refuerzos educativos), así como por la actividad de los tres talleres ya consolidados: de Circo, de Teatro y de Percusión.

 

En este sentido, el centro cuenta ya con un vigilante nocturno y varios profesores contratados para realizar las actividades de acompañamiento y de refuerzo educativo (detalladas más adelante). Todo ello se suma a las actividades comunales que se llevan a cabo por la mañana, relacionadas con el Proyecto de Paz y de Coeducación. Observamos con satisfacción los beneficios aportados por todos ellos a la percepción que sobre el centro tiene toda la comunidad escolar, ayudando a crear un ambiente mucho más positivo y de empatía por el centro en todo el alumnado.

 

Es por ello que nos orientaremos siempre a crear las mejores condiciones para facilitar el trabajo de este grupo de personas, profesores y alumnos, ya que, además de contribuir a este ambiente más positivo en el centro, ayuda a mejorar la imagen del mismo en el exterior. Venir al instituto cada día debe suponer un horizonte más amplio que el que se ciñe a recibir las clases magistrales en el aula, creando una atmósfera más polícroma, creativa y participativa, acrecentando el sentimiento de pertenecer a una comunidad y venciendo el individualismo indolente e improductivo.

 

A lo largo del presente curso se seguirán sondeando todas las posibilidades de ampliación de actividades en horario de tarde, relacionadas con el Plan de Apertura, que se sumen a las actividades que ya se vienen desarrollando: cursos en algún campo de la informática (retoque fotográfico…) o de actividades de ocio de gran demanda, como yoga.

 

2.4_________________________________________ Potenciar el cuidado y la limpieza del centro.

El presente objetivo ha sido trabajado también durante la anterior etapa de dirección exactamente en la misma forma que lo será en el presente, ya que consideramos insuficiente el logro alcanzado respecto del mismo, a juzgar por el estado en que quedan las instalaciones comunes tras la pausa del recreo, o por la continua aparición de pequeños desperfectos en el mobiliario TIC o el material informático (ya en el curso pasado hubo de controlarse mucho este aspecto).

 

No obstante lo dicho, se ha de reconocer el gran avance efectuado en la apariencia de limpieza dada al centro tras la instalación de los alicatados en los pasillos tanto del edificio anexo como del principal. Todo ello supuso un considerable desembolso de dinero, junto con el revoque de la fachada exterior realizado el curso anterior, y rematado por el repintado completo de los interiores del centro, así como de las mejoras obradas en el Salón de Actos. La apariencia de limpieza dada a estos espacios ha contribuido, consideramos, a la aparición de un mayor cuidado y respeto de los alumnos con respecto a estos materiales (en efecto, lamentablemente tiende a cuidarse menos lo que ya se observa deteriorado).

 

En este sentido, también durante los dos últimos cursos se han abordado diversas estrategias para concienciar a los alumnos de la importancia en el cuidado del centro y de su limpieza (especialmente en los recreos), desde grupos de limpieza rotatorios que han afectado a todos los niveles del centro, o trabajos en bien del Centro como alternativa a expulsiones, hasta concursos de limpieza con premios a las aulas más aseadas. Sin olvidar la adquisición en el presente curso de más papeleras a distribuir especialmente en el patio, donde quedan espacios sin cubrir.

 

Pero creemos necesario, sin duda, continuar con este esfuerzo, ya que estimamos insatisfactorio aún el grado en que se ha logrado modificar la conducta de los alumnos al respecto. Quizá enfocando aún más la atención a sesiones de concienciación (en tutoría), y, en la misma medida, aumentando la penalización por dañar conscientemente el material del centro y por arrojar basura al suelo de forma despreocupada e incívica, pensando tal vez que ya otras personas (las limpiadoras) se encargarán de recogerlo (opinión muy extendida entre los alumnos actualmente).

 

2.5 Trabajar de forma coordinada las capacidades lingüísticas y matemáticas de nuestros alumnos.

A raíz del desarrollo de las Pruebas de Evaluación externas en 3ºESO, promovidas y desarrolladas desde hace tres años por la Administración Educativa Andaluza, y el posterior análisis de sus resultados, se pusieron en marcha en el IES dos Programas de refuerzo de las competencias matemáticas y lingüísticas de los alumnos, que apuntaban a la mejora de estas dos capacidades desde un plano transversal, aunando esfuerzos de todas las materias de un modo cooperativo y coherente (en el presente curso se sumará un tercer Plan para el refuerzo de las competencias científicas, que se ha fraguado a lo largo de este primer trimestre).

 

Estos programas implican la participación de muchos docentes (de todos, en realidad), particularmente los del Dpto de Lengua, Matemáticas y los tutores de cada uno de los grupos, en un esfuerzo de planificación de estrategias, espacios y tiempos (de desarrollo y de evaluación) bastante considerable. Especialmente en los primeros cursos (1º y 2ºESO), ya que es en estas etapas iniciales donde más se pretende corregir las deficiencias (en ocasiones bastante pronunciadas) en estos dos tipos de competencias, a nuestro juicio importantísimas, por constituir los pilares de todo el resto de construcciones cognitivas en el proceso de aprendizaje.

 

Consideraremos uno de nuestros objetivos prioritarios el refuerzo de las competencias matemáticas básicas (operaciones de cálculo, álgebra y geometría fundamental) y de las capacidades lectoras de los alumnos (impulso intensivo al Plan de Lectura). El mayor esfuerzo, insistimos, debe encauzarse hacia el primer ciclo de la ESO, ya que es la etapa crítica donde cualquier alumno puede llegar a descolgarse de forma definitiva del proceso educativo, en ocasiones debido a que se siente desbordado, y por tanto fuera de lugar, cuando ya el desajuste entre su nivel base y lo que se le exige es insalvable.

 

2.6___________________________________________ Impulsar la apertura del centro al entorno.

Nuestro Centro no existe como realidad independiente y cerrada en sí misma, sino que, de forma inevitable, su actividad, y los efectos de esta, se extienden más allá de las verjas e interacciona con la realidad (humana, económica, política...) que lo circunda, recibiendo influencias del entorno donde está enclavado. Dichas influencias lo terminan condicionando en sus posibilidades presentes y sus perspectivas de evolución en el futuro. No sólo se debe estar alerta para evitar las trabas que pudieran obturar este flujo de comunicación recíproco, sino que se debe aprovechar el mismo para obtener información y actuar en consecuencia según la misma, actualizando en cada momento la política del centro para adaptarse a la realidad cambiante de cada momento.

 

Los canales de comunicación e interrelación son claros:

 

· Las reuniones anuales del IES con las familias de los alumnos a comienzos de curso, para recibir la información relativa a sus características y sus normas de funcionamiento. Esta información se publicará de forma explícita en la nueva página web del instituto.

 

· Intermediación de los tutores. Cada tutor de grupo posee una hora semanal para atención a padres y madres, para la recopilación de información de sus hijos y su evolución a lo largo del curso. Es normal que el horario de atención no sea rígido, sino flexible, concertando entrevistas con cita previa a determinadas horas convenidas por ambas partes.

 

·Asistencia de padres y madres como invitados a ciertos eventos de carácter específico, como son celebraciones en determinados días (de la Paz, semana de convivencia, días de finalización de trimestre, etc.), etc.

 

· Apertura del Centro por las tardes de forma más intensiva a partir del curso académico actual, por las actividades ya mencionadas de refuerzo educativo, actividades deportivas, talleres, etc.

 

· Respecto del mundo laboral, acuerdos con las empresas locales para desarrollar prácticas de trabajo en ellas por los alumnos del Ciclo Formativo.

 

· Obtención de información a partir de lo publicado, próximamente, en la página web del centro por el personal docente, o directamente por las personas del AMPA y de la Junta de Delegados que quieran participar en espacios reservados a ellos en ella.

 

· Colaboración, como ya hemos indicado, con el Ayuntamiento (participación en labores de mantenimiento del centro como jardinería, limpieza del entorno, vigilancia de exteriores en el recreo y hora de salida.), instituciones y ONGs del pueblo. Actualmente estamos colaborando de forma constante con la ONG Amigos de Ouzal, que participa en proyectos en África Central y Latinoamérica. Consideramos muy positiva esta colaboración, no sólo en campañas económicas (pulsera solidaria), sino también desde la vertiente de concienciación del alumnado en la práctica de la Solidaridad.

 

Queremos remarcar la conveniencia de seguir reforzando el AMPA como vínculo de relación entre el IES y el resto de padres de alumnos, o como cauce de las propuestas que pudiera haber de este colectivo para su análisis por la Dirección. Además, puede jugar un papel muy importante en la relación con el Proyecto de Mediación, para la resolución de conflictos en el centro.

 

 

El Centro actualmente | Objetivos Generales del Centro | Calendario Escolar | Horario del Centro

   
© IES. Colonial